Servicios Jurídicos

DERECHO CIVIL

  • Reclamaciones de cantidad
  • Impagados
  • Responsabilidad Civil
  • Vivienda
  • Propiedad Horizontal
  • Redacción de escritos (contratos, estatutos etc.)
  • Arrendamientos urbanos y rústicos
  • Deslindes
  • Servidumbres
  • Usufructos
  • Tercerías
  • Compraventas
  • Incapacitaciones judiciales
  • Propiedad Intelectual e Industrial

 

DERECHO ADMINISTRATIVO

  • Expropiaciones
  • Derecho Urbanístico
  • Responsabilidad Patrimonial de la Administración
  • Funcionariado (acceso, sanciones etc.)
  • Licencias administrativas.
  • Expedientes sancionadores administrativos
  • Recursos administrativos
  • Procedimientos contencioso-administrativos
  • Reclamaciones sanitarias, negligencias médicas y Derecho sanitario en general

 

DERECHO LABORAL

  • Reclamaciones Previas
  • Defensa ante los Juzgados de lo Social
  • Despidos
  • Reclamaciones de salarios y cantidad
  • Sanciones
  • Vacaciones
  • Reclamaciones ante la Seguridad Social
  • Tramitación de minusvalías e incapacidades
  • Pensiones

 

DERECHO DE FAMILIA

  • Separaciones y divorcios
  • Medidas provisionales
  • Modificación de medidas
  • Nulidades civiles
  • Pensiones compensatorias y de alimentos
  • Liquidación de Régimen Económico Matrimonial
  • Paternidad
  • Filiación
  • Menores
  • Guarda y custodia, acogida.
  • Regímenes de visitas

 

DERECHO DE SUCESIONES Y DONACIONES

  • Herencias y Testamentos
  • Redacción de documentos testamentarios
  • Relación de Herederos
  • Declaración de últimas Voluntades
  • Particiones de Herencia
  • Donaciones
  • Procedimientos judiciales en materia de sucesiones y donaciones

 

DERECHO PENAL Y PENITENCIARIO

  • Delitos y faltas en general
  • Lesiones
  • Tráfico
  • Salud Pública
  • Derecho Penitenciario

 

DERECHO MATRIMONIAL CANÓNICO

  • Nulidades Canónicas.

 

El proceso de nulidad del matrimonio canónico cuenta con una serie de particularidades y especialidades que es necesario conocer para el buen desarrollo del mismo. Por ello, es adecuado y recomendable acudir a un especialista en Derecho Canónico o a un Abogado Rotal. Pues, no todos los abogados pueden actuar ante los tribunales eclesiásticos, que es donde se conocen los procesos de nulidad matrimonial canónica. SGR Abogados cuenta con profesionales competentes en la materia para asesorar en esta rama del derecho tan característica y peculiar.

Está especialmente dirigido a aquellas personas que hayan contraído matrimonio religioso ante la Iglesia Católica y que, por diversas circunstancias, entiendan que su matrimonio puede ser nulo. Por ello, el cliente buscará una persona que le oriente y le ayude a buscar una respuesta que únicamente podrá fundamentarse en la verdad de los hechos históricos, esto es, en la verdad de lo sucedido en ese matrimonio.

Asimismo, para poder volver a contraer matrimonio ante la Iglesia, no basta tener el divorcio civil, que no tiene valor alguno a los ojos de la Iglesia Católica, sino que es necesario que se haya declarado la nulidad canónica del matrimonio anterior. Sin embargo, la sentencia de nulidad canónica sí produce efectos civiles, y puede solicitarse su inscripción en el Registro Civil.

Hay que tener muy claro que la nulidad canónica no es sinónimo de separación o divorcio, son conceptos distintos, con procedimientos diferentes y cuyo órgano competente es diverso, por lo que no deben confundirse. De ahí la necesidad de acudir a especialistas en la materia.

 

MEDIACIÓN

 

La mediación es un método extrajudicial de solución de conflictos que encuentra su fundamento en la autonomía de la voluntad y cuya finalidad es dar una mejor respuesta a los conflictos que se plantean, mediante un uso más productivo en la gestión de recursos.

La mediación es un procedimiento sencillo que puede tener lugar y ser aplicada en distintas fases: desde antes de empezar el procedimiento judicial, como una vez iniciado el procedimiento judicial. Se divide básicamente en los siguientes pasos: en primer lugar hay que identificar a las partes en conflicto y asegurarse de la voluntad que tienen  de llegar a un acuerdo; a continuación se recoge toda la información necesaria, se analiza el problema y se prepara un esquema que plasma el conflicto inter partes. Posteriormente, se exponen diferentes opciones y alternativas, se negocia y se toman decisiones que quedarán plasmadas en el acuerdo final.

Este acuerdo puede ser de distinta índole: acuerdo moral, acuerdo económico, acuerdo material, unas disculpas, acuerdo en beneficio de la sociedad (trabajos sociales). Siempre dependerá de la naturaleza del conflicto y de la decisión que tomen las partes.

La mediación es un procedimiento que aboga por un carácter más humano de las relaciones sociales y de convivencia. Sus principales características son: voluntariedad, pues son las partes las que deciden libremente si se someten o no a la mediación; neutralidad, porque es el mediador quien dirige el procedimiento de mediación y éste es un tercero imparcial; flexibilidad, ya que goza de menores formalismos que los procedimientos judiciales; rapidez, lo que facilita dar soluciones cuando realmente son necesarias y evita dilaciones en la resolución del conflicto; económico, pues el único profesional que interviene es el mediador; y confidencial, exigencia de todo ordenamiento jurídico para el buen desarrollo del procedimiento.

Por su parte, una de sus principales ventajas es precisamente ese carácter humano, al que hemos hecho referencia, por el que ambas partes trabajan por un fin común: llegar a un acuerdo razonable. Además, con la mediación se potencia la cooperación entre los sujetos en conflicto, favoreciendo la comunicación y participación de ambas partes, así como la convivencia pacífica. También es de destacar su eficacia, pues son las propias partes las que llegan a un acuerdo y deciden libremente qué solución dan al conflicto, lo que favorece enormemente el cumplimiento de lo acordado. Asimismo, ayuda a reducir el número de litigios ante la administración de justicia, claramente colapsada en los últimos años. Colaborando para minimizar el desgaste personal y material que supone un proceso judicial.

Ámbitos y situaciones donde la mediación es muy útil:

  • Civil y Mercantil: tanto respecto a conflictos familiares, caso de separaciones, divorcios, bienestar de los hijos, en los problemas de relaciones vecinales, desacuerdos de convivencia, como en el ámbito empresarial.
  • Hipotecario: respecto a las relaciones entre los bancos y otras entidades de crédito los particulares para hacer frente a las obligaciones del pago de hipoteca.
  • Penal y Penitenciario: para satisfacer las necesidades de las víctimas de ser reparadas por el daño sufrido y, a su vez, potenciar la reinserción social del causante del daño.
  • Laboral: en casos de desavenencias entre trabajadores y empresarios; en conflictos entre trabajadores, para potenciar la buena marcha de las relaciones laborales.

En los últimos tiempos la mediación ha experimentado un gran desarrollo e interés por parte de la sociedad. Poco a poco estamos viendo cómo un gran número de personas acude a este mecanismo para buscar solución a sus problemas. Estamos ante un instrumento cada vez más adecuado e insertado en nuestra sociedad por las grandes ventajas y óptimos resultados que trae consigo. En España, cada vez encontramos más implicación y colaboración en mediación de los operarios jurídicos y judiciales. Así como mayor sensibilidad por la búsqueda y satisfacción de en la solución de controversias.

Sólo hay que encender la televisión y escuchar las noticias para saber los progresos que se están alcanzando con este sistema. Muchas familias han encontrado respuesta con la mediación. Es de destacar el alto número de mediaciones hipotecarias que han finalizado con un acuerdo entre las partes.