¿MEDIAR O PLEITEAR?

 Cuando vemos que nuestros derechos e intereses se han visto afectados o vulnerados de alguna manera tendemos a buscar formas que nos restituyan el daño o afrenta causados. Es en ese momento cuando podemos y debemos plantearnos a qué vía acudir de las que el sistema español nos brinda. Pertenecemos a un país en el que la litigiosidad es elevadísima y hay una clara tendencia a acudir a los juzgados y pleitear hasta desangrarnos. Particularidad ésta que no compartimos con otros países europeos, donde se acude a menudo a sistemas de resolución extrajudicial de conflictos, véase la mediación. Es por ello que, en muchas ocasiones, no vemos satisfechas nuestras pretensiones, debido al colapso del sistema judicial, a las técnicas dilatorias de determinados profesionales o simplemente porque el paso del tiempo ayuda a olvidar. ¿Qué ha sido de valores como el diálogo, el respeto o las segundas oportunidades? Vivimos en una sociedad vengativa, que más que buscar sanar heridas, pretende buscar el infligir un castigo al otro. ¿Es así como debemos proceder? ¿Qué beneficio comporta esto? ¿Te has preguntado si ese es el modo de superar tus fantasmas? Los fríos y distantes juzgados no van a ser la respuesta. En el mejor de los casos obtendrás una sentencia favorable a tu causa, años después del suceso.

Sin embargo, un sistema como el de la mediación, concede un espacio a los perjudicados y a los causantes del daño. De este modo, las personas se sienten valoradas, escuchadas y respetadas. Son ellas las que deciden, las que llegan a acuerdos y se sienten reparadas. Nadie decide por ellos.

La mediación no está colapsada, es casi automática y es acogedora y cercana. Ofrece un espacio a las partes que propician la reconciliación.

Con este artículo animo a los ciudadanos a reflexionar, a interesarse e informarse sobre estas vías de resolución de conflictos alternativas a la tradicional vía judicial. Tenemos que cambiar la perspectiva y hacer unión, hacer pueblo, hacer sociedad, en definitiva humanizarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.